Aquella noche cualquiera llovía y lo hacía como si toda el agua del mundo quisiera borrar todos sus miedos. Calada hasta los huesos, buscaba sin éxito refugio en alguno de los soportales. Cuando ya había perdido toda la esperanza, apareció alguien que cubriéndola con su paraguas le ofreció acompañarla. Desde aquel momento, sintió que aquel paraguas era el lugar más seguro del mundo y lo echó de menos a él y a la lluvia.

Aquella noche cualquiera llovía y lo hacía como si toda el agua del mundo quisiera borrar todos sus miedos. Calada hasta los huesos, buscaba sin éxito refugio en alguno de los soportales. Cuando ya había perdido toda la esperanza, apareció alguien que cubriéndola con su paraguas le ofreció acompañarla. Desde aquel momento, sintió que aquel paraguas era el lugar más seguro del mundo y lo echó de menos a él y a la lluvia.

Anuncios

Un pensamiento en “Aquella noche cualquiera llovía y lo hacía como si toda el agua del mundo quisiera borrar todos sus miedos. Calada hasta los huesos, buscaba sin éxito refugio en alguno de los soportales. Cuando ya había perdido toda la esperanza, apareció alguien que cubriéndola con su paraguas le ofreció acompañarla. Desde aquel momento, sintió que aquel paraguas era el lugar más seguro del mundo y lo echó de menos a él y a la lluvia.

Dime qué opinas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s