Llevaba su pez naranja en su moto naranja el día en que decidió dejar atrás las maltrechas ilusiones, los sueños mermados y los falsos profetas en busca de un destino incierto pero suyo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: