La curiosidad…¿ mató al gato?

Imagen

Todas las personas en mayor o menor medida sentimos curiosidad. Nos diferenciamos en la intensidad y en el grado de disposición a experimentar todo aquello que nos es desconocido y por lo que sentimos curiosidad.
La búsqueda de la novedad, la curiosidad y no cerrarse a experiencias constituyen el deseo que el ser humano siempre ha tenido por adquirir nuevos conocimientos.
Probablemente el mundo no habría evolucionado sin la curiosidad humana.
Un ejemplo, referente a la educación , es que cuanto más alto es el grado de curiosidad del alumno o alumna, mayor es el aprendizaje puesto que su implicación va a ser también mayor.
La curiosidad se relaciona directamente con la inteligencia, la resolución de problemas, la autonomía, etc. Además promueve emociones positivas, facilita la toma de decisiones y produce un aumento en nuestra perseverancia a la hora de lograr objetivos.
Pero, cuidado, no confundamos curiosidad y cotilleo. Mientras que detrás de la curiosidad hay una motivación sana y natural, detrás del cotilleo sólo hay malas motivaciones.

Anuncios

Dime qué opinas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s