VENCERSE A UNO MISMO

Imagen

Cuenta un filósofo que paseando por la orilla de un río vio a un perro que se moría de sed. El animal apenas se atrevía a acercarse al agua, pues cada vez que lo hacía confundía su propio reflejo con el de otro animal.

Tenía tanto miedo a ser atacado que no paraba de ladrar y permanecía a metros de la orilla. Sin embargo, tal era su sed que finalmente se lanzó al agua. Y el otro perro, que era su obstáculo, desapareció. Y así fue como, al enfrentarse a su supuesto enemigo, aquel perro se venció a sí mismo.

A menudo, el mayor obstáculo del ser humano es uno mismo y para vencer nuestro miedos debemos enfrentarnos a nosotros mismos.