image

Sigilosamente volvió a ahogar su cansancio para poder verla dormida y acariciar los sueños en los que paseaban juntos por las plácidas calles de aquella ciudad.
Esperó expectante a que abriese sus ojos, aquellos que no se cansaba de mirar, como cuando miraba al mar.

Anuncios

Dime qué opinas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s