El poder de la palabra


Ya lo decía Einstein… ” nuestro lenguaje forma nuestras vidas y hechiza nuestro pensamiento”

¿ Alguna vez nos hemos parado a pensar en el efecto positivo o negativo que pueden producir las palabras que empleamos?

Constantemente oímos hablar del ” poder “, el poder de la naturaleza, el poder político, el poder judicial, el poder de la mente, etc e incluso oímos hablar de lo que, el estadista inglés, Edmud Bruke bautizó como ” el cuarto poder” refiriéndose al poder de la prensa. Pero, volviendo a nuestra pregunta de antes, ¿realmente pensamos en el poder de la palabra?

Sin duda, las palabras empleadas de un modo u otro pueden sanar o destruir, pueden inspirar o desalentar, pueden hacer cambiar el prisma desde el que entender una misma situación ¿qué pensáis vosotros?


Os dejo un interesante vídeo del ” poder de la palabra” y sus efectos.

 

Anuncios

” Los docentes tenemos que tener la sabiduría suficiente para poner a cada niño un tipo de tarea en que sienta que triunfa, porque una vez que ha sentido esa experiencia va a querer repetirla; ya ha picado el anzuelo de la educación”.

image

José  Antonio Marina.

IMITACIÓN Y LENGUAJE

image

El papel de la imitación en la adquisición y desarrollo del lenguaje ha tenido defensores controvertidos en función de los planteamientos que se han hecho de esta actividad humana.
Mientras que algunos expertos han considerado que los niños aprenden a hablar exclusivamente por la imitación del lenguaje que oyen en su entorno, otros sostienen que el modelo del entorno sirve a lo sumo para desencadenar el proceso de adquisición del lenguaje, y la imitación representa un papel irrelevante en dicho proceseso.
Por otra parte, se sostiene que la imitación es un requisito previo del desarrollo y es una estrategia muy útil para el aprendizaje del lenguaje.

Los investigadores reconocen cada vez más que las influencias educativas del habla adulta no se pueden estudiar ni comprender aisladamente prescindiendo de la forma de su interacción con la contribución del niño al proceso de adquisición del lenguaje. De ahí que la interacción entre un bebé y un adulto muestra que muchas actividades que se producen entre ambos parece que están organizadas siguiendo unas pautas de actuación en las que cada uno de los factores tiene su turno de intervención para aportar su contribución que alterna con la participación del otro aunque esta se reduzca a simples vocalizaciones o balbuceos.

En distintas culturas cuando los adultos hablan con niños pequeños emplean un registro del lenguaje especial que se caracteriza básicamente por ser redundante y repetitivo además de tener una estructura muy simple por la utilización de frases cortas. En todo caso la información lingüística tiene más probabilidades de convertirse en aprendizaje cuando cumple ciertas exigencias en relación con las capacidades de atención y procesamiento del niño cuando se refiere a objetos, hechos y situación que el niño está observando y cuando codifica significados pragmáticos o semánticos que el niño es capaz de conceptualizar.
Los contextos de adquisición del lenguaje más importantes son el familiar y el educativo (contexto socio -cultural) siendo ambos contextos de una gran influencia para el desarrollo del lenguaje y el comportamiento verbal del niño.

image

Fotografía de Anne  Geddes

PRUEBA SUPERADA

 

Las IV Jornadas provinciales de formación “LA ESCUELA QUE TENEMOS. HERRAMIENTAS PARA AFRONTARLA” fueron todo un éxito. A pesar del gran número de horas de las mismas quedamos muy satisfechos con el resultado conseguido.

En la primera intervención, se expusieron los resultados obtenidos en dos programas de “Motivación y Técnicas de estudio” desarrollados en los IES La Marisma e IES José Caballero de Huelva, así como la presentación de la plataforma creada para el trabajo con el alumnado de ambos centros.

La segunda de las intervenciones estuvo centrada en las Técnicas de Estudio propiamente dichas ( toma de apuntes, esquema, resumen, mapa conceptual, cómo preparar los exámenes, notas marginales, MLP, MCP, mejorar la atención, etc.) y en cómo los profesionales y los padres pueden inculcar o instruir hacia un buen método de estudio que constituya el complemento ideal para aquellos alumnos que se esfuerzan, pero que carecen de las herramientas y estrategias necesarias para desarrollar el estudio plenamente o que carecen de una motivación que los aliente.

Finalmente, por la tarde, se trabajó la motivación del alumnado.
Vivimos en una sociedad en la que la cultura del esfuerzo parece estar desvirtuada, los padres y los profesionales de la educación ya no saben cómo motivarlos encontrándose a veces con serios problemas de autoestima, pérdidas de identidad con respecto al grupo de iguales, frustraciones ante el fracaso, etc
Quizá esta parte fue la más emotiva ya que gran parte de los asistentes vieron reflejados en sus alumnos o en sus propios hijos muchos de estas dificultades.

En definitiva, fueron unas jornadas muy dinámicas y participativas en las que a pesar de los lógicos nervios iniciales me sentí muy cómoda y a gusto, hubo un interesante intercambio de ideas, se plantearon dudas e inquietudes y se dieron respuesta a muchos de los grandes interrogantes que en la actualidad preocupan a padres, madres, psicólogos, orientadores y docentes.

Por último quería dar las gracias a toda esta gran familia de redalmados que me distéis tanto ánimo, consejos y apoyo para afrontar estas jornadas.
Un millón de besos.

image

BUSCANDO AUTOESTIMA

Imagen

Ilustración de Pablo Caracol

 

Podemos decir que una sana autoestima en el niño está formada por una COMBINACIÓN equilibrada entre SENTIRSE AMADO y CAPAZ.

Si esto no ocurre así, podemos encontrarnos con que un niño puede ser feliz y estar satisfecho con sus logros pero no se siente amado dando lugar a una baja autoestima.

Otra causa la encontramos en el caso en el que el niño puede sentirse amado pero dudar de sus propias capacidades.

La AUTOESTIMA es un sentimiento que va fluctuando en las DISTINTAS ETAPAS del crecimiento. Es por este motivo, por el que los padres deben estar atentos a las señales de una autoestima saludable.

Un niño con AUTOESTIMA SANA:

– Disfruta a la hora de relacionarse con sus iguales.

– Estará cómodo en ambientes sociales y va a disfrutar tanto de las actividades
grupales como de las que realice de forma independiente.

– No tendrá miedo a la novedad, a enfrentarse a nuevos desafíos, a nuevos retos.

– Cuando encuentra dificultad en algo, lo expresará sin menospreciarse a sí mismo o a los demás.

Un niño con AUTOESTIMA BAJA:

– Sentirá temor ante los nuevos desafíos.

– Suele hablar negativamente de su persona.

– Se frustra con mucha rapidez, se da por vencido.

– Espera a que otra persona asuma el control de la situación estresante y lo solucione.

– Suelen estar llenos de sentimientos de negatividad y pesimismo, pensando que las dificultades van a estar ahí siempre, que nadie los llamará para jugar, no participa por tanto en actividades grupales, etc.

image

Ilustración de Pablo Caracol

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES?

MEDIR PALABRAS…

Se debe alabar al niño más por el esfuerzo realizado en una tarea que por el éxito de la misma, o al menos, en la misma medida.
En el caso de dar una recompensa, ha de darse por su esfuerzo pero nunca por el resultado.

SER BUEN EJEMPLO…

Los niños son claras calcomanías de los padres.
Si ven actitudes muy críticas, demasiado exigentes o por el contrario, demasiado permisivos…muy probablemente el niño hará lo mismo.
Por ejemplo, se deben evitar expresiones como ” no se puede contar con nadie” o “mira que la gente es mala, si te pueden pisar te pisan” porque igual no se piensa exactamente eso, estamos generalizando y es sólo algo dicho en un momento de impulsividad, pero al niño esa información le queda ahí.

ENCAUZARLOS HACIA SENTIMIENTOS REALISTAS…

Un niño tiende a generalizar de forma errónea sus fallos y eso le puede conducir al fracaso. Por eso debemos ayudarles a analizar la situación y a ser realistas.
Por ejemplo un niño que no es tan hábil marcando goles en fútbol no debe generalizar diciendo ” soy malo jugando a fútbol”.

SER CARIÑOSOS DE FORMA ESPONTÁNEA…

El contacto físico, un abrazo, un “me siento orgulloso de ti”, una nota cariñosa, etc. Todo eso fortalece mucho la relación, la confianza y la autoestima.

FOMENTAR EXPERIENCIAS CONSTRUCTIVAS…

Se deben fomentar actividades que alimenten la COOPERACIÓN por encima de todas aquellas otras actividades que sean competitivas o favorezcan el individualismo.
Ejemplo, un niño mayor que otro le enseña a jugar a algo.

Siguiendo estas pautas, la autoestima del niño va a ser más sana y sólida.