LA VERDADERA RIQUEZA

 

image

 

Cuenta una historia que un viajero había llegado a las afueras de una aldea y acampó bajo un árbol para pasar la noche. De pronto, llegó corriendo un joven que, entusiasmado, le gritó: “¡Dame la piedra preciosa!”
El viajero, desconcertado lo miró y le contestó: “Lo siento, pero no sé de qué me hablas”.
Más calmado, el aldeano se sentó a su lado. “Ayer por la noche una voz me habló en sueños”, le confesó. “Y me aseguró que si al anochecer venía a las afueras de la aldea, encontraría a un viajero que me daría una piedra preciosa que me haría rico para siempre”.
El viajero buscó en su bolsa y extrajo una piedra del tamaño de un puño.
“Probablemente se refería a ésta. Me pareció bonita y por eso la cogí. Tómala, ahora es tuya”, dijo, mientras se la entregaba al joven.
¡Era un diamante! El aldeano, eufórico, lo cogió y regresó a su casa dando saltos de alegría.
Mientras el viajero dormía plácidamente bajo el cielo estrellado, el joven no podía pegar ojo. El miedo a que le robaran su tesoro le había quitado el sueño y pasó toda la noche en vela.
Al amanecer, fue de nuevo corriendo en busca de aquel viajero y nada más verlo, le devolvió el diamante. Muy seriamente, le suplicó: “Por favor, enséñame a conseguir la riqueza que te permite desprenderte de este diamante con tanta facilidad”.

Anuncios

LA CIUDAD QUE SE MECÍA CON EL VIENTO

 

En aquella extraña ciudad los habitantes luchaban para adaptar sus quehaceres diarios a aquel terrible vendaval ( es sabido por todos que los seres humanos somos capaces de adaptarnos a las inclemencias de la vida).
Al principio lo hicieron frustrados, sin embargo, poco a poco, fueron acostumbrándose al intransigente viento, pero…no creáis que querían que éste se fuese , pues hacía volar sus melenas, sus sombreros, sus periódicos …y era bastante inoportuno, pero también hacia volar su imaginación y sus problemas.