Un acercamiento hacia el autismo

El autismo se define como una alteración severa, crónica y generalizada del desarrollo. Toma constancia generalmente durante la gestación o entre los primeros meses de vida y los tres años. Su origen es biológico, pudiendo influir factores de predisposición genética, agentes infecciosos, procesos bioquímicos, alteraciones en el metabolismo, etc.
Su incidencia es de aproximadamente 1 de cada 150 personas.

image

¿Cuáles son los principales rasgos que presentan?

– Incapacidad o dificultad para establecer relaciones con las personas, principalmente con iguales
– Retraso y alteraciones en la adquisición del habla y lenguaje. Tendencia al empleo de un lenguaje no comunicativo y con alteraciones peculiares, como la ecolalia y la propensión a invertir los pronombres personales.
– Insistencia obsesiva en mantener el ambiente sin cambios, a repetir una gama limitada de actividades ritualizadas, actividades de juego repetitivas y estereotipadas, escasamente flexibles y poco imaginativas.
– Aspecto físico normal y fisionomía inteligente en la infancia.
– Movimientos repetitivos y estereotipados (especialmente manierismos en las manos y dedos).
– Déficit en la capacidad de atención y dificultades de aprendizaje.
– Discapacidad intelectual en el 75-80% de los casos.

 

Esta es una carta que Ángel Riviére elaboró pensando qué nos pediría un autista:

1) Ayúdame a comprender.
2) No te angusties conmigo.
3) No me hables demasiado, ni demasiado deprisa.
4) Como otros niños, como otros adultos, necesito compartir el placer y me gusta hacer las cosas bien, aunque no siempre lo consiga.
5) Necesito más orden que el que tú necesitas, más predictibilidad en el medio que la que tú requieres.
6) Me resulta difícil comprender el sentido de muchas de las cosas que me piden que haga.
7) No me invadas excesivamente.
8) Lo que hago no es contra ti.
9) Mi desarrollo no es absurdo, aunque no sea fácil de entender.
10) Las otras personas sois demasiado complicadas.
11) No me pidas siempre las mismas cosas ni me exijas las mismas rutinas.
12) No sólo soy autista. También soy un niño, un adolescente o un adulto.
13) Merece la pena vivir conmigo.
14) No me agredas químicamente.
15) Ni mis padres ni yo tenemos culpa de lo que me pasa.
16) No me pidas constantemente cosas por encima de lo que soy capaz de hacer.
17) No tienes que cambiar completamente tu vida por el hecho de vivir con una persona autista.
18) Ayúdame con naturalidad, sin convertirlo en una obsesión.
19) Acéptame como soy.
20) Aunque me sea difícil comunicarme o no comprenda las sutilezas sociales, tengo incluso algunas ventajas en comparación con los que os decís “normales”.

 

image

Anuncios

IMITACIÓN Y LENGUAJE

image

El papel de la imitación en la adquisición y desarrollo del lenguaje ha tenido defensores controvertidos en función de los planteamientos que se han hecho de esta actividad humana.
Mientras que algunos expertos han considerado que los niños aprenden a hablar exclusivamente por la imitación del lenguaje que oyen en su entorno, otros sostienen que el modelo del entorno sirve a lo sumo para desencadenar el proceso de adquisición del lenguaje, y la imitación representa un papel irrelevante en dicho proceseso.
Por otra parte, se sostiene que la imitación es un requisito previo del desarrollo y es una estrategia muy útil para el aprendizaje del lenguaje.

Los investigadores reconocen cada vez más que las influencias educativas del habla adulta no se pueden estudiar ni comprender aisladamente prescindiendo de la forma de su interacción con la contribución del niño al proceso de adquisición del lenguaje. De ahí que la interacción entre un bebé y un adulto muestra que muchas actividades que se producen entre ambos parece que están organizadas siguiendo unas pautas de actuación en las que cada uno de los factores tiene su turno de intervención para aportar su contribución que alterna con la participación del otro aunque esta se reduzca a simples vocalizaciones o balbuceos.

En distintas culturas cuando los adultos hablan con niños pequeños emplean un registro del lenguaje especial que se caracteriza básicamente por ser redundante y repetitivo además de tener una estructura muy simple por la utilización de frases cortas. En todo caso la información lingüística tiene más probabilidades de convertirse en aprendizaje cuando cumple ciertas exigencias en relación con las capacidades de atención y procesamiento del niño cuando se refiere a objetos, hechos y situación que el niño está observando y cuando codifica significados pragmáticos o semánticos que el niño es capaz de conceptualizar.
Los contextos de adquisición del lenguaje más importantes son el familiar y el educativo (contexto socio -cultural) siendo ambos contextos de una gran influencia para el desarrollo del lenguaje y el comportamiento verbal del niño.

image

Fotografía de Anne  Geddes

SÍNDROME DE LA BELLA DURMIENTE

Ni hadas encantadas con dulces propósitos, ni pincharse en el dedo con la aguja de un huso, ni despertares bajo el enamorado beso de un príncipe… Ninguna de estas características se dan en el extraño “síndrome de la bella durmiente” o de Kleine – Levin.

Imagen

 

 

Las personas que padecen este problema presentan una somnolencia incontrolada llegando a quedar dormidos durante varias semanas seguidas.
Este tipo de trastorno neurológico suele aparecer con mayor frecuencia en varones adolescentes y con menos frecuencia en mujeres.
Algunos de los síntomas pasan por un tipo de alimentación compulsiva, ya que durante los periodos de sueño apenas se alimentan, una terrible desorientación espacio – temporal, a veces conductas irritantes o alucinaciones y deterioro de las capacidades mentales.
Esto, por supuesto, da lugar a un pobre desarrollo social, laboral y emocional porque como es lógico, tienen dificultades para llevar a cabo sus actividades cotidianas.
Por desgracia, las causas son desconocidas aún y los tratamientos farmacológicos y/o basados en la psicoterapia no proporcionan una cura permanente.