Un café pendiente, por favor.

Imagen

Nació en Nápoles. Cuando un napolitano tenía un buen día pedía en su cafetería habitual un café para él y pagaba además otro “café pendiente” para invitar a cualquier persona que llegase con problemas económicos.
Esta solidaria y altruista iniciativa se ha extendido a un gran número de lugares y cada vez son más los locales que se suman a la causa.
Y tú ¿te sumas a la causa?

image

Anuncios