La escultura

 

image

Cuentan que el famoso escultor y pintor renacentista Miguel Ángel Buonarroti explicaba que para él tallar sus esculturas era algo muy simple; el sólo quitaba lo que sobraba de piedra en aquellos bloques de mármol.

Mirarnos a nosotros mismos es tan simple y a la vez tan complejo como eso. No es ni más ni menos que quitar los pedacitos de roca que están de más para dejar ver nuestra esencia, aquella esencia que para Miguel Ángel una simple piedra de mármol tenía en su interior antes de descubrir la hermosa escultura que es.

Giro…

Acariciando valles, declives suaves
de perfecta simetría;
sintiendo en las yemas los límites
imposibles de tu horizonte,
Yo giro en torno a ti, país errante.

Trepando con mis manos
tus simétricas montañas,
ahogando mi conciencia
en la calidez de tus profundidades,
sol de palidez, yo giro en torno a ti
como un satélite ebrio en una órbita ebria.

Extraviando mis dedos
en la eternidad roja de tus bosques,
rozando con mis labios las utópicas
columnas que sostienen tu templo,
Yo giro en torno a ti como un profeta
Diosa alada

Y giro, giro, giro

R. J.

image