Giro…

Acariciando valles, declives suaves
de perfecta simetría;
sintiendo en las yemas los límites
imposibles de tu horizonte,
Yo giro en torno a ti, país errante.

Trepando con mis manos
tus simétricas montañas,
ahogando mi conciencia
en la calidez de tus profundidades,
sol de palidez, yo giro en torno a ti
como un satélite ebrio en una órbita ebria.

Extraviando mis dedos
en la eternidad roja de tus bosques,
rozando con mis labios las utópicas
columnas que sostienen tu templo,
Yo giro en torno a ti como un profeta
Diosa alada

Y giro, giro, giro

R. J.

image